Thursday, April 25, 2024
InicioPolíticaMiles de rusos buscan su pase a EU por México

Miles de rusos buscan su pase a EU por México

Pese a las tensiones y las amenazas entre Estados Unidos y Rusia desde que este país iniciara la guerra contra Ucrania, al menos 72 mil 981 ciudadanos rusos han intentado cruzar durante por las fronteras mexicanas en los últimos dos años hacia la Unión Americana, una cantidad nunca antes vista.

Aunque fue en 2022 cuando se hizo evidente la llegada de ciudadanos de la Federación Rusa a México, con el paso de los meses dejaron de figurar en las noticias. Sin embargo, la realidad es que no han dejado de llegar decenas de miles de ciudadanos eslavos hasta las fronteras mexicanas con la idea de ingresar a Estados Unidos.

La suya es una migración silenciosa, que no se apila en las garitas, sino en hoteles y casas Airbnb de playa.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) publicó su último informe mensual de operaciones, en el que se revela que entre 2022 y 2023 se duplicó la migración rusa que intentó ingresar por tierras mexicanas a su país.

Durante el año fiscal 2022, los agentes de migración detuvieron a 21 mil 763 ciudadanos rusos en las garitas de los estados fronterizos mexicanos, un número muy alto pero que palidece frente a lo sucedido en 2023, cuando detuvieron a 43 mil 210 que ahora intentan obtener asilo. Eso representó un aumento del 98.5 por ciento.

Otra estadística para dimensionar la cantidad de rusos que están utilizando a México como trampolín para llegar a Estados Unidos, la ofrece la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación: de enero de 2022 a febrero de 2024, 160 mil 121 ciudadanos de esa nación europea han llegado a nuestro país por avión. Casi la mitad –73 mil– ya fueron arrestados mientras intentaban ingresar a pie a la Unión Americana, donde pidieron asilo.

La mayoría trató de cruzar por las garitas de California (51 mil) y otro tanto por los pasos migratorios de Texas (14 mil). En contraste, sólo 792 rusos buscaron entrar a Estados Unidos a través de la frontera con Canadá.

Descripción de la imagen

Este fenómeno, generado por la guerra en el este de Europa, no cesa y ha involucrado a México, un país con una política internacional de histórica neutralidad en conflictos bélicos. A dos años del inicio de la invasión rusa, la administración federal encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador quedó en medio del fuego cruzado entre las potencias.

El Presidente de México incluso ha tenido que aclarar públicamente que su gobierno no estaba permitiendo el uso de satélites rusos con el objetivo de espiar el espacio aéreo mexicano o el de Estados Unidos, y tajante dijo que el país “no es colonia de Rusia, de China o de Estados Unidos”.

A pesar de ello, en las alas conservadoras y las milicias estadunidenses se critica que el gobierno mexicano sea demasiado permisivo con el presidente de Vladimir Putin, al permitir operar a integrantes del Departamento Central de Inteligencia (en ruso Glávnoye Razvédyvatelnoye Upravlenie o GRU).

“Mi preocupación [con esas operaciones] es la inestabilidad que crea, la oportunidad que genera para actores como China, Rusia y otros que podrían tener actividades nefastas en mente para buscar acceso e influencia en nuestra área”, declaró Glen D. VanHerck, jefe desde 2019 del Comando Norte de Estados Unidos y del Comando de Defensa Aeroespacial de Norteamérica (cuerpo conjunto con Canadá conocido por su acrónimo en inglés: Norad).

Otros periodistas en la Unión Americana respaldaron esas sospechas y fueron más allá: aseguran que desde que inició la ola de inmigración rusa hacia Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) había detectado agentes del servicio ruso que fingían ser desplazados de la guerra en Ucrania y solicitaban asilo desde las fronteras mexicanas.

Mientras los gobiernos han entrado en un espiral de declaraciones y geopolítica internacional desde que iniciara el conflicto, las fronteras mexicanas –particularmente Tijuana, por donde llega la mayoría de la migración rusa– intentan atender a los ciudadanos. Ciertamente entre ellos hay perseguidos por ser testigos de Jehová, musulmanes, homosexuales, gente que intenta evadir el reclutamiento militar o que huye por otras razones.

Martín Arturo Enrique Lucero Vázquez, cabeza de la Dirección Municipal de Atención al Migrante en Tijuana, y quien ha experimentado el fenómeno y que lo ve crecer a niveles nunca antes vistos, reconoce que, si bien México ha quedado en medio de un fuego cruzado generado por dos superpotencias, es Estados Unidos el responsable de la migración internacional que llega a sus fronteras.

“Ellos son responsables de la migración internacional que llega a Tijuana porque, a ver, ¿quién está impulsando a Ucrania a enfrentarse a Rusia?, ¿quién le está dando armamento? Estados Unidos está apoyando esta guerra, por decirlo así, y entonces ¿qué provoca la guerra?, pues desplazamiento”, opina el funcionario.

México, el trampolín para rusos

El 24 de febrero de 2022, Rusia anunció el inicio de su “operación militar especial” en Ucrania, tras años de amagos con su vecino país y los intentos de Ucrania de unirse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la OTAN, la alianza militar internacional encabezada por Estados Unidos y sus aliados centroeuropeos.

Estimaciones de organizaciones internacionales revelan que en el caso de Ucrania hay aproximadamente 14 millones de personas en el exilio; en Rusia se calcula que un millón de personas abandonaron ese país desde el principio de la guerra.

La mayoría trató de cruzar por las garitas de California.
La mayoría trató de cruzar por las garitas de California.

Uno de los países que ha recibido miles de refugiados es Estados Unidos, sobre todo desde las declaraciones del presidente Joe Biden en abril del 2022, cuando aseguró que aceptaría hasta a 100 mil personas que huyeran de Ucrania y la guerra.

Aunque el ofrecimiento iba dirigido a los ucranianos, miles de ciudadanos rusos aprovecharon el anuncio para también intentar llegar a Estados Unidos.

Entonces fue México, y no Canadá, el país que se convirtió en trampolín para los migrantes rusos que intentan obtener asilo en Estados Unidos. La razón es práctica: el gobierno mexicano no solicita a los rusos visa de ingreso, tan sólo el boleto de avión y un permiso electrónico para turistear.

Así lo confirma Enrique Lucero Vázquez, de Atención al Migrante en Tijuana: “Si tienes pasaporte ruso no te piden visa, y entonces entran como turistas por Cancún o por Ciudad de México”. Recuerda que al principio de la guerra en Europa llegaban a las fronteras norteñas y rentaban un vehículo, cruzaban las garitas y decían “ásilo”. Así, las autoridades estadunideneses detectaron la dinámica y empezaron a poner candados.

En garitas supertransitadas como la de Tijuana se suscitaron eventos que no habían sido vistos anteriormente: rusos intentando ingresar a la fuerza, niños y adultos de ojos azules y piel blanquísima detenidos por agentes de migración.

Al principio Tijuana, la primera frontera a la que llegaron estos extranjeros, enfrentó momentos complejos ya que, por las medidas restrictivas derivadas de la pandemia, las peticiones de asilo no eran procesadas de manera regular. Ya era evidente que los rusos estaban llegando a México desde 2022, los medios se encargaban de fotografiarlos en la garita. Pero ante la recurrencia de su presencia, con los meses cambió el interés y la cobertura.

Los rusos, en su mayoría gente de clase media o media alta, llegaban a las fronteras y se hospedaban en hoteles y en instalaciones de la red Airbnb. Empezaron a quedarse en zonas de alta plusvalía como Playas de Tijuana, y en casonas cerca del mar.

Lucero Vázquez llama a esto una migración sofisticada: profesionistas, como periodistas o activistas, llegaban a la frontera con dinero y sin necesidad de solicitar apoyos al gobierno mexicano. Sin embargo, los rusos seguían en desventaja diplomática frente a los ucranianos.

Los funcionarios de Estados Unidos les decían “es una invasión, ustedes invadieron a otros países”, explica el funcionario que atiende a los migrantes. “Esa más o menos era la lógica que utilizaban: los ucranianos entraban y hacían a un lado a los rusos”.

Rusos “latinos”

Los ciudadanos que habían abandonado Rusia encontrarían una oportunidad en el enojo de organizaciones promigrantes que empezaron a exigir a Estados Unidos que no sólo procesara peticiones de asilo de ciudadanos europeos, sino que intentara equilibrar la cancha para los migrantes centro y sudamericanos, que también llegaban huyendo de la violencia en sus países.

Fue así que lograron que el CBP otorgara citas para migrantes de varios países. Ese 2022 las organizaciones consiguieron que Estados Unidos concediera hasta 75 citas al día para los migrantes de todas las nacionalidades desde fronteras como Tijuana.

Los rusos se fueron colando en ese grupo de migrantes, que incluía sobre todo a desplazados de países como El Salvador, Honduras, Venezuela y tantos más. Pero ellos, gracias a su poder adquisitivo, lograron colocarse antes que estos migrantes.

Enrique Lucero Vázquez explica el fenómeno de corrupción que se generó con estas citas: “Había una organización, se llamaba Calvary de San Diego, que dio esas concesiones de 75 espacios, pero fue el mismo gobierno de Estados Unidos [el CBP quien se los otorgó] y en Tijuana reclutaban a la gente [de Rusia]; el encargado de esta organización era quien cobraba el dinero”.

Según el funcionario tijuanense, fue la propia ONG religiosa la que vendió las citas a los ciudadanos rusos, quienes pagaban 2 mil dólares por persona. Tarifa que un migrante centroamericano difícilmente podría pagar.

En enero del 2023, ante los líos que se suscitaron con los trámites, el gobierno de Estados Unidos lanzó la CBP One, una aplicación que desde el teléfono celular permite rellenar el formulario para solicitar asilo en ese país. En esta ocasión, una vez más, los ciudadanos rusos salieron ganando.

Diariamente la aplicación CBP One otorgaba mil 400 citas, pero los rusos se dieron cuenta que la aplicación funcionaba mejor y permitía el ingreso primero si tenían un teléfono inteligente y una conexión de internet fija. Como se hospedaban en casas u hoteles, siempre lograban obtener los primeros lugares de la fila, algo que los migrantes en los albergues fronterizos no conseguían.

“Se empezó a ver en las estadísticas, oye, pues los más beneficiados son los rusos cuando tenemos los albergues llenos de gente de Centroamérica, de mexicanos, de Sudamérica, y salió que los rusos eran los más beneficiados porque tenían mejor tecnología, entonces se hicieron los ajustes y se empezó a hacer un sorteo”, explica el funcionario.

Hoy los tiempos de espera son parejos para todos.

Llegan entre dimes y diretes

Las estadísticas de la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza revelan la realidad, que los ciudadanos rusos no han dejado de llegar a las fronteras mexicanas para intentar ingresar a Estados Unidos. Desde 2022 se han registrado 72 mil 981 “encuentros” con personas de ese país. Fueron 21 mil 763 personas en 2022; en 2023 fueron 43 mil 210 y en este 2024 se cuentan ya 8 mil 008.

Los cruces por donde más ingresan han sido los de Baja California, frontera con California, con 51 mil 197, y los otros 14 mil 400 a través de las fronteras mexicanas con Texas. Todos los cruces fueron por tierra y la petición fue de asilo.

Por la frontera de Canadá ingresaron sólo 792 personas desde que iniciara el conflicto entre Rusia y Ucrania. La explicación obvia es que el gobierno canadiense solicita visa a los ciudadanos rusos, así ingresen con fines turísticos o comerciales.

Por su parte la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación reportó que hasta febrero de este 2024 ya habían ingresado por vuelos 4 mil 172 personas en enero y en febrero 3 mil 691 originarias de Rusia. Durante el 2023 llegaron por avión 61 mil 989 personas y en 2022 ingresaron 90 mil 269.

Mientras tanto, las declaraciones entre Rusia, Estados Unidos y México escalan de nivel. Por ejemplo, lo dicho por VanHerck, jefe del Comando Norte, de que la mayor parte de los miembros de GRU en el mundo está en México en este momento, fue desmentido inmediatamente por el presidente de México.

“Eso es personal de inteligencia ruso. Y vigilan muy de cerca sus posibilidades de tener influencia en las oportunidades y el acceso que tiene Estados Unidos”, insistió VanHerck. También la jefa del Comando Sur, la generala Laura Richardson, dijo que “lo que más me ha impresionado ha sido la medida en que China y Rusia están ampliando agresivamente su influencia en nuestro vecindario”.

Incluso la investigadora rusoestadunidense y experta en conflictos armados, Vera Mironova, aseguró que fuentes del Departamento de Seguridad le habían dicho que 13 rusos que trabajaban para el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (la FSB, por sus siglas en ruso) habían sido arrestados cruzando ilegalmente a Estados Unidos desde México. La ruta había sido Rusia, Turquía y Cancún. Después viajaron a la frontera donde solicitaron asilo haciéndose pasar por periodistas o activistas.

Descripción de la imagen

Sin embargo, esta información no ha sido confirmada oficialmente por autoridades del gobierno de Estados Unidos. Otros medios mexicanos incluso han insinuado que el gobierno ruso planea intervenir en las elecciones en México de este año.

Previsiblemente, eso fue desmentido por la embajada de Rusia en México: “Nadie debe tener ninguna duda de que nunca planeamos ni interferimos en el proceso electoral en ningún país. Rusia, por el contrario, se opone a tales intentos. Pero a nuestros socios occidentales les encantan estas prácticas, tienen una gran experiencia en la organización de golpes de Estado, en la manipulación de la opinión pública”, expresó en un comunicado.

Mientras los gobiernos de estos tres países intentan aclarar que ninguno es cómplice de otro, los tiempos de espera para que los desplazados rusos puedan obtener la esperada cita son de hasta 6 meses. Pese a su poder adquisitivo, mayor al de otros migrantes, el dinero podría empezar a terminarse y desesperar. De hecho ya hay incluso “polleros rusos” que intentan cruzarlos de manera ilegal por México.

HCM

Fuente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más popular